Go Back   Puerto Rico Discussion Forum > Society > Politics
Register FAQ Members List Calendar Search Today's Posts Mark Forums Read


Eugenio María de Hostos - STATEHOODER

Reply
 
LinkBack Thread Tools Search this Thread Rate Thread Display Modes
  #1 (permalink)  
Old 13th January 2003, 07:53
El_Jibaro El_Jibaro is offline
Registered User
 
Join Date: Sep 1999
Posts: 4,945
El_Jibaro
Talking To Marxist DEMAGOGUES the FACTS are scarier than dialectical fiction.

In an interview published on June 17, 1899, in a San Juan newspaper at the time, El País, Hostos said:
Quote:
“Puerto Rico is now in a position to become a territory of the American Union. It cannot go back to being a colony without the benefits of ample autonomy. We want to be brothers of the Americans, not servants. We have the right to be first-class Americans, with all the prerogatives of a free country. So let’s hope for a civil government.’ Puerto Rico at the time was under a U.S. military government,….”
HISTORICAL NOTE: 18 years after this statement by Eugenio María de Hostos his wishes began to be GRANTED by the USA in the 1917 Jones Act. However, the wealthy elitist Puerto Rican White Spaniard establishment has kept most Puerto Ricans from enjoying yet the full completion and benefits of what Hostos desired just before his death.

__________________
In the beginning the Word already existed. The Word was with God, and the Word was God. He was in the beginning with God. He created everything there is. Nothing exists that he didn't make . - John 1:1-3
In Arabic click here: John 1:1-3

There is only one LORD - JESUS.


NEVER FORGET WHY WE FIGHT!

Manuel Alonso desde el jurutungo de Bairoa y PITIYANQUI de clavo pasao
Manuel Alonso: the "proud" Puerto Rican AMERICAN hillbilly in the Bairoa boonies
Reply With Quote
  #2 (permalink)  
Old 13th January 2003, 08:47
Camano Camano is offline
Registered User
 
Join Date: Feb 2002
Posts: 2,016
Camano
Angry Miope

Yeah, Romero Barcelo always voted for independence. In reality he is an independentista.
__________________
[i]¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

PATRIA O MUERTE... VENCEREMOS.
Reply With Quote
  #3 (permalink)  
Old 13th January 2003, 08:48
Nacionalista Nacionalista is offline
Moderator
 
Join Date: Oct 2000
Location: Texas
Posts: 1,950
Nacionalista
Exclamation This is serious!!!

Look like Puerto Rico has missed the statehood boat too many times.

On the other hand, independence had not that many chances like the statehood.

Actually, the only time Puerto Rico was close to be independent was in September 23, 1868, and that was against Spain.

But, from 1898 to Today, there has been many chances were the state addition act could had been activated, and for some reason didn't happen.

I wonder why? (and don't have to do with a 3% of PR independence voters).

__________________

EL NACIONALISTA desde La Capital Confederada, Richmond, Virginia.

"They that can give up essential liberty to obtain a little temporary safety
deserve neither liberty nor safety."
- Benjamin Franklin



Reply With Quote
  #4 (permalink)  
Old 13th January 2003, 13:30
Camano Camano is offline
Registered User
 
Join Date: Feb 2002
Posts: 2,016
Camano
Cool Uncle Tom is aware...

Uncle Tom is aware, he is just in denial! I am sure Trent Lot told him. Then again human beings sometimes have no respect for themselves.
__________________
[i]¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

PATRIA O MUERTE... VENCEREMOS.
Reply With Quote
  #5 (permalink)  
Old 13th January 2003, 22:34
Ecuajey Ecuajey is offline
Registered User
 
Join Date: Feb 2002
Posts: 2,308
Ecuajey
Lightbulb

Quote:
Originally posted by El_Jibaro
In an interview published on June 17, 1899, in a San Juan newspaper at the time, El País, Hostos said:
"Puerto Rico is now in a position to become a territory of the American Union. It cannot go back to being a colony without the benefits of ample autonomy. We want to be brothers of the Americans, not servants. We have the right to be first-class Americans, with all the prerogatives of a free country. So let’s hope for a civil government.’ Puerto Rico at the time was under a U.S. military government,….”
I don't think this showed that he was an estadista. He said PR was in a position to become a territory of the USA, that doesn't mean he wanted it to become one. Being invaded by a foreign people who never leaves does give one the impression that that nation might make you a territory of theirs.

He also wrote that PR can't go back to becoming a colony, (Spain of course and seemingly not of the USA either.) without great amount of autonomy. Therefore, I believe that he meant we should progress and go forward towards independence or at least, greater self-gov't than instead of going back where we were with Spain. He might of believed that we might be a territory of the USA forever, after he saw a dream of a fight for independence from Spain shattered by the War, so he probably thought we should make the best of it and not give in.

He also said that we have the right to become USA citizens, which doesn't mean that he thought we should become USA citizens and his opposition to statehood shows in his comments that we should also have all the rights of a free-country. That's a populares dream; to be citizens of the USA with all the benefits of an independent nation. However, María de Hostos didn't say he thought we should be a state or USA citizens, but he did say we should have the rights of a free nation. So, I think he's a populares at worse, but far from an estadista.

Also, this was less than a year after the USA invasion of PR, which brought great hope that the USA gov't might give PR greater autonomy towards eventual independence or at least treat us better than Spain did....but of course, in the following decades, the true demon was revealed.

P.S.
El_Jibaro, could you provide a link to the entire article or at least post the entire interview on the thread. Thanks.
__________________
Rafael Tufiño
Psicoanalisis del vejigante

Reply With Quote
  #6 (permalink)  
Old 14th January 2003, 14:51
Camano Camano is offline
Registered User
 
Join Date: Feb 2002
Posts: 2,016
Camano
Post Hostos Betances y Luperon

El antillanismo de
Hostos, Betances y Luperón

José Francisco Peña Gómez
Discurso pronunciado el 17 de enero de 1979




José Francisco Peña Gómez

Cuando regresábamos, en el año 1975, de un viaje a Estados Unidos formando parte de una delegación de nueve miembros del Comité Ejecutivo Nacional encabezada por el licenciado Secundino Gil Morales, Presidente en ese entonces del partido, el compañero Silvestre Antonio Guzmán, ex-candidato del Acuerdo de Santiago y el Secretario General, visitamos el local del Partido Independentista de Puerto Rico, ocasión en la que nuestro partido firmó un pacto de solidaridad recíproca con esa organización. Rubén Berríos acababa de enfrentar una división -causada por grupos ultra-izquierdistas que impugnaban sus concepciones socialistas democráticas- parecida a la gran sacudida que había sufrido el PRD en 1973 con la renuncia de un grupo de sus mejores dirigentes.

Desde ese momento se forjó una fraternidad profunda y una amistad estrecha entre los perredeistas y los independentistas puertorriqueños. Líderes del PRD hemos visitado en varias ocasiones a Puerto Rico y los líderes del PIP han visitado la República Dominicana.

Los antiguos aliados del PRD no eran, sin embargo, los independentistas, sino los estadolibristas del Partido Popular de Luis Muñoz Marín, para quienes nuestro partido debe guardar gratitud eterna por la acogida y la hospitalidad que les ofrecieron a nuestros exiliados en el año 1963.

Circunstancias hijas de la intervención de 1965 y de la derrota sufrida por nuestro partido en 1966, así como la radicalización de nuestras posiciones, causaron luego el distanciamiento entre los antiguos aliados.

Mucha gente de mentalidad conservadora, que sólo ve el lado materialista de las cosas, criticó esta alianza del PRD con el PIP. Otros la utilizaron para justificar las acusaciones que nos presentaban como un partido extremista. Nada más incierto.

El PRD, al pactar con d PIP, recogía la tradición y el ejemplo de los azules y de su máximo lider el General Gregorio Luperón, que fue el principal soporte de la lucha que en el siglo pasado emprendieron desde nuestras playas los patriotas puertorriqueños y que culminó en el fallido Grito de Lares.

Entre Puerto Rico y la República Dominicana existen lazos estrechos de simpatía y de hermandad, pero estos vínculos se deben a los eminentes servicios que le prestaron a nuestro país los grandes puertorriqueños del siglo pasado, que fueron maestros de una generación de patriotas dominicanos. Fueron ellos Eugenio María de Hostos y el doctor Ramón Emeterio Betances. Pero Puedo Rico no solamente le dio libertadores a Santo Domingo. También obsequió a la revolución cubana con la pluma de sus escritores y de sus poetas y el sable liberador de sus patriotas, entre los que sobresale el General Rius Rivera.

Puerto Rico y Santo Domingo están unidos a través de esos hombres en la sangre, en el ideal, en la lucha y en el sacrificio. El primero de ellos, don Eugenio María de Hostos, era puertorriqueño. Nació una «noche triste y lluviosa» en una hacienda de Río Cañas el 10 de enero del año 1839. Llevaba en sus venas sangre dominicana porque su abuela, doña María Belén de Velasco de Rodríguez, nació en San Caños y murió en la vieja ciudad de Santo Domingo. El abuelo del insigne puertorriqueño, don Juan José de Hostos, vivía en nuestra tierra cuando la invasión haitiana de 1822 lo obligó a emigrar a Puerto Rico, ya viudo, y allí se casó con la dominicana doña María Altagracia Rodríguez y Velasco, cuya familia también había emigrado por la misma causa. De esa unión nacieron cuatro hijos, entre ellos don Eugenio de Hostos y Rodríguez, padre del insigne educador y patriota puertorriqueño. Eugenio María de Hostos llegó al país por primera vez en el año 1879 y permaneció durante nueve años entre nosotros y si se marchó fue porque su odio a la tiranía no le permitió soportar el régimen despótico de Ulises Heureaux. Nunca podremos saldar la deuda de gratitud contraída con Hostos durante su apostolado de nueve anos. El 14 de febrero de 1880 fundó la primera Escuela Normal de Santo Domingo y luego fundó la primera Escuela Normal de Santiago.

Eugenio María de Hostos fue el fundador del Instituto Profesional en el que impartía las cátedras de derecho internacional y constitucional, con base en la sociología; años despues dictó también la cátedra de economía política. En el año 1884 se celebró el acto de graduación de los primeros maestros normalistas, fruto de las enseñanzas del gran maestro de Puerto Rico. Fueron ellos: Francisco José Peynado, Félix Evaristo Mejía, Agustín Fernández, Lucas T. Gibbes, José María Alejandro Pichardo y Arturo Grullón. Fue en esta fausta ocasión en que Hostos pronunció el más elocuente y profundo de sus discursos, que hizo que Antonio Caso lo comentara diciendo que era la más alta página filosófica de la América española.

En 1880 llegó al país la primera espada de la independencia de Cuba, el General Antonio Maceo, cuyo elogio años después realizo Hostos en una serie de artículos. En 1885, después de cubrirse de gloria en la Guerra Chiquita, llegó el ínclito libertador de Cuba, nuestro Máximo Gómez, y fue Eugenio María de Hostos quien le dio la bienvenida en nombre de la juventud capitaleña.

Para Hostos, Las Antillas eran una sola nación. Para Hostos, no había intervención -como la hay ahora para Romero Barceló- cuando un patriota defendía la libertad de otra pa*tria.

Para él la libertad de Cuba era indesligable de la libertád de Puerto Rico y por eso dijo: «Cuba quiso entonces y quiere ahora ser independiente, pero Cuba no puede ser independiente sin que Puerto Rico lo sea también; y las dos grandes Antillas aún españolas no pueden ser independientes sin que, en el acto, surja un problema continental». El problema continental que este visionario previa, fue la guerra entre Estados Unidos y España que consagró la independencia de Cuba, pero en cambio ató el destino de Puerto Rico, una nación que debió ser libre, al carro triunfal del gran imperio norteamericano.

Hablando de Máximo Gómez, Hostos lo califica como personificación mayor de la lucha independentista cubana con estas palabras: «Así, cuando un antillano que no es cubano, como Máximo Gómez no lo es, llega a influir tan poderosamente en un momento de la vida antillana tan trascendental como es la revolución de Cuba hacia su independencia, ningún otro hombre, ni aun siendo cubano, personifica tan bien como él personificaba el recóndito propósito de la revolución».

En el año de 1886 el sembrador recoge, cuajada en frutos fecundos la semilla sembrada en los surcos de la juventud dominicana con la graduación del segundo grupo de maestros normales compuesto por J. Arismendi, Robiou, Jesús María Peña, Barón y Rodolfo Coiscou.

Un año después, en 1887, gradúanse las primeras maestras normales, entre las que figuran algunas de las mujeres más distinguidas de este país como Leonor M. Feltz, Luisa Ozema Pellerano, Mercedes Laura Aguiar, Ana Josefa Puello, Altagracia Henriquez Perdomo y Catalina Pou, alumnas del Instituto de Señoritas bajo la dirección de la delicada poetisa Salomé Ureña de Henríquez. En 1888, Eugenio María de Hostos fundó la Escuela Normal Nocturna para la clase obrera y ese mismo año publicó su obra Moral Social. Un año antes había dado a la luz pública su famoso tratado de derecho, constitucional.

En diciembre de 1888, Hostos se marchó a Chile, llamado por el gobierno de aquel país para reorganizar la enseñanza, pero en realidad se marchó porque su amor a la libertad no le permitía cohabitar con el odioso dictador que traicionó los principios democráticos y nacionalistas de su amigo y discípulo Gregorio Luperón.

En América del Sur realizó una labor iluminante y diez años después, cuando el plomo vengador de Mon Cáceres le puso fin a la vida de Lilís, Eugenio María de Hostos regresó a tierras dominicanas, el 6 de enero de 1900. Emilio Prud’ homme, autor de las estrofas de nuestro Himno Nacional, le dio la bienvenida y, en el antiguo local de la Escuela Normal, Federico Henríquez y Carvajal lo saluda en nombre del Gobierno da la República. Se le nombra Inspector General de Enseñanza Pública y funda, en La Vega, la Escuela de Maestros, la Escuela de Agricultura Práctica y las Colonias Agrícolas; semanas después, funda la Escuela de Comercio, en la ciudad de Santiago y, días después, hace lo mismo en Puerto Rico.

En 1902, Eugenio María de Hostos fue Director General de Enseñanza, cargo que desempeñaba simultáneamente con el de director de la Escuela Normal de Santo Domingo.

Finalmente, el 11 de agosto de 1903, cuando la ciudad de Santo Domingo era azotada por una perturbación atmosférica, como silos elementos se rebelaran ante la partida del prócer, falleció en nuestro suelo ese puertorriqueño ilustre, sol alumbrador de nuestros caminos y de nuestras conciencias. Francisco Henríquez y Carvajal se empinó sobre su tumba y con su voz de oro pronunció una oración a su memoria cuyos ecos no se han apagado todavía de la memoria de los dominicanos. Fue entonces que de sus labios brotó aquella frase inmortal que alude a la desventura y al olvido, hermanos gemelos de la vida de los grandes hombres. Aquella frase de don Francisco pudo ser pronunciada ante la tumba de Duarte, la de Mella, la de Sánchez o la de Albizu Campos: «¡Oh América infeliz, que sólo sabes de tus grandes vivos cuando ya son tus grandes muer*tos!»

Este Eugenio María de Hostos fue uno de los autores de la tesis del antillanismo. En uno de sus escritos Hostos dice que «Cuba, Jamaica, Santo Domingo y Puerto Rico no son sino miembros de un mismo cuerpo, fracciones de un mismo entero, partes de un todo».

El insigne educador puertorriqueño basamenta el antillanismo en la unidad geográfica, racial e histórica de las grandes islas del Caribe y lo dice con estas palabras: «Geológicamente, son el mismo pedazo de la misma costa continental fraccionada por la misma convulsión. Geográficamente, son la misma porción de territorio en casi los mismos paralelos, Físicamente, tienen la misma estructura, el mismo sistema de montañas, los mismos climas, con la misma distribución de relieves y las mismas zonas agrícolas, industriales y comerciales. Históricamente, el mismo pasado antihistórico, la misma procedencia colonial, parecidos sucesos o los mismos, derivados de los mismos motivos de existencia. Etnicamente, la más sencilla combinación que hay en América; una misma variedad caucásica como fondo, y el mismo derivado etíope como accesorio, éticamente, las mismas tradiciones religiosas, políticas, económicas y administrativas produciendo los mismos usos y costumbres, o más bien la misma falta de costumbres».

A juicio de Eugenio María de Hostos Las Antillas debían federarse y el liderazgo de ese movimiento unionista le correspondía a la República Dominicana y debía ser su conductor el General Luperón, «Lo que puede ser una gran nación no es la República Dominicana que conocemos; Cuba si logra salir de las garras española, Puerto Rico si quisiera decidirse a salir de ellas, podrían llegar a ser naciones considerables, Pero ninguna de ellas podrá llegar aislada a lo que sólo juntas podrán llegar todas».

Así como a Puerto Rico se le niega el derecho de ser una nación independiente, los que no creían en la viabilidad de la independencia de nuestra patria calificaban de radicales las posiciones de Juan Pablo Duarte, De Puerto Rico se dice que no es capaz de sobrevivir solo. Pero a Puerto Rico le son aplicables los juicios expresados por Hostos en relación con la República Dominicana cuando dijo: «Con España no hubiera pasado de ser una colonia española: es decir una sociedad eternamente embrionaria, sin derechos, sin autonomía, sin vida propia, sin capacidad para desarrollar libremente sus fuerzas físicas, morales e intelectuales. En suma, con España no hubiera podido ser más que lo sido por Cuba y Puerto Rico; una sociedad muerta, antes que nacida».

«¿Y sola? Ese es el examen de conciencia. ¿Qué ha sido sola, qué es sola y dejada a sí misma, la sociedad dominicana? Ante todo, es».

La otra cumbre del pensamiento revolucionario antillano era un orador elocuente, un médico que rivalizaba en conocimientos y en fama con los más prominentes galenos de París, escritor, revolucionario. Se llamaba Ramón Emeterio Betances, hijo de padre dominicano, pero nacido en Cabo Rojo, Puerto Rico.

Betances es el revolucionario más internacionalista que han producido Las Antillas: luchó por la libertad de su patria, por Haití, por Cuba y por la República Dominicana y no se sabe a cuál de esas causas consagró mayores energías. En tres ocasiones vivió entre nosotros el doctor Ramón Emeterio Betances: de 1863 a 1865, de 1875 a 1876 y de 1882 a 1883. En el prólogo de la obra Las Antillas para los Antillanos, que contiene escritos del doctor Betances, Carlos M. Rama expresa que Ramón Emeterio Betances eligió como seudónimo desde 1867 el de «El Antillano», como vino a conocérsele luego y agrega que: «No sólo no creía que el mar separaba a Cuba y a Puerto Rico como dijo Martí, sino que hizo suya la causa de la República Dominicana, de donde provenía su familia paterna y también de Haití, donde los Betances se establecen más tarde».

«Todos y cada uno de los pueblos antillanos fueron concebidos por él como parte de la Federación Antillana que pensó por lo menos desde 1867 y en cuyo visionario proyecto tuvo discípulos de la talla de José Martí, Eugenio María de Hostos, Gregorio Luperón, el Padre Fernando Arturo de Meriño, Pedro Francisco Bonó, Antenor Fermín, Nissage Saget, los hermanos Federico y Francisco Henriquez y Carvajal, Máximo Gómez, Américo Lugo y tantos otros de los héroes isleños, para que fuera cierto: Las Antillas para los antillanos».

La familia Betances, como ya dijimos, era de origen dominicano. El apellido original español debió ser Betanzos, que se afrancesó después con la ocupación de Francia, pasando a ser Betances. Desde Samaná, Betances le escribió una carta a Lola Rodríguez de Tió, la poetisa patriota que escribió La Borincana, el himno puertorriqueño, y le confesaba que se sentía dominicano, no por la sangre que llevaba en sus venas, agregamos nosotros, sino por el patriotismo.

Fue en el exilio, en St. Thomas, que Betances conoció a Gregorio Luperón y a José Maria Cabral; después, Betances, un médico eminente que ejercía su profesión, entregó fondos destinados a la liberación de su patria a estos liberadores dominicanos para que desde Haití lucharan contra la dictadura de Buenaventura Báez e impidieran la realización de sus planes de convertir nuestra nación en un estado norteamericano.

Las relaciones de Betances con Luperón llegaron a ser tan estrechas que llegó a ser Primer Secretario de la Legación Dominicana en París, donde representó dignamente nuestra patria. Su influencia entre los azules llegó a ser tanta que, según se afirma, se llegó a pensar en modificar la Constitución para que los nacidos fuera del territorio pudieran ser electos presidentes de la República, pero el patriota rechazó la oferta.

Hablando de Betances, Máximo Gómez lo califica de «mi mentor que me alumbró el camino con sus sabios consejos, robusteciendo mi fe y mi confianza».

A Pedro Francisco Bonó, don Emeterio Betances le decía en una carta, que estaba trabajando por la unidad de nuestros prohombres «hijos de esa Patria que también es la mía».

Al igual que Hostos, el doctor Betances vela en la República Dominicana a la nación generatriz de la nacionalidad antillana «y en Gregorio Luperón a su gran líder político y militar».

Ramón Emeterio Betances es el máximo héroe de la independencia puertorriqueña.

En su primera proclama revolucionaria Betances estableció los diez mandamientos de la libertad: la abolición de la esclavitud, derecho a votar los presupuestos, libertad de cultos, libertad de palabra, libertad de imprenta, libertad de comercio, derecho de reunión, derecho de poseer armas, inviolabilidad del ciudadano, derecho de elegir nuestras propias autoridades.

Ramón Emeterio Betances nació en Cabo Rojo, Puerto Rico, el 8 de abril de 1827 y desde niño se declaró partidario de las ideas independentistas. Cursó estudios de bachillerato en el Colegio de Toulouse, en Francia, y medicina en la Universidad de París.

A su regreso a la isla de Puerto Rico, Betances fundó sociedades secretas junto a Bassora y a Segundo Ruiz Belvis, el gran abolicionista, y después concibió la idea de libertar no solamente a Puerto Rico, sino a todas las islas del Caribe para formar la Federación Antillana.

Betances y Ruiz Belvis fueron descubiertos en sus actividades conspirativas y se les ordenó reportarse ante las autoridades de Madrid; se fugaron rumbo a Santo Domingo y desde allí pasaron a Nueva York. Ruiz Belvis se marchó a Chile, a buscar ayuda para proseguir la lucha, pero encontró la muerte en el hotel de Valparaíso donde se alojó; Betances siguió adelante el combate por la libertad.

En 1868, antes de que en Cuba se diera el Grito de Lares [Yara], Betances viajó a Santo Domingo y después a St. Thomas a preparar la guerra por la liberación de Puerto Rico. Pero la traición hizo fracasar los planes, que se limitaron al Grito de Lares. De 1868 a 1873 gobernó la República, en uno de los períodos más negros de su historia, Buenaventura Báez, el traidor que durante la Guerra de la Restauración ostentaba orgulloso la faja de Mariscal de Campo español. Esta vez, el líder rojo concibió la idea de convertir a Santo Domingo en un estado norteamericano; la misma que está intentando materializar un siglo después en Puerto Rico, Carlos Romero Barceló. Fue entonces que los patriotas puertorriqueños hicieron suya nuestra causa. El doctor Ramón Emeterio Betances y su leal secretario Miguel Ventura fueron quienes libraron, en nombre de nues*tro pueblo, una increíble batalla política, dentro y fuera de los Estados Unidos, que culminó con la derrota del proyecto, ya aprobado y firmado por los Presidentes Báez y Grant y votado favorablemente en un plebiscito.

En carta dirigida a Luperón, en 1870, Betances le decía: «Ya están los americanos en Samaná.. No puede figurarse el dolor que me causa este hecho, tan fatal para la realización del gran proyecto de Confederación que harían de todas nuestras islas una gran nación respetada entre todas y que las salvaría de la anarquía en que se consumen. Pero, amigo mio, todo no está perdido. Aquí se ha trabajado mucho y el proyecto de Báez puede bien fracasar. Delmonte, Ventura y yo hemos publicado cuanto se ha podido para estorbar la indigna negociación, y hoy se dice que el Senado de Washington rechazará el proyecto, por ser una pura especulación de algunos pillos en perjuicio del pueblo dominicano como del americano.

«Se han publicado muchas cosas que perjudican a Báez, y todo ha sido útil, pero, en mi concepto, no se hace más que retardar la negociación, y dar tiempo a la Revolución Dominicana».

Y efectivamente, en el Sur, los hermanos Ogando y José María Cabral defendían con las armas en las manos la independencia de la patria, y las poblaciones de la costa fueron sometidas a ataques relámpagos por Gregorio Luperón desde su vapor «El Telégrafo», que aparecía como un fantasma bienhechor en los mares solitarios del Caribe.

En otra carta de 1870, escrita en Puerto Príncipe, Betances le dice a Luperón lo siguiente: «Ya se ha publicado cuanto usted me dice. Los manejos de Báez son conocidos, y esperamos deshacerlo de todo, con tal que la revolución adelante y siga protestando contra cualquier negociación. Digame francamente en qué está usted con la gente de Haití. Mi opinión es que deben aceptarse socorros, vengan de donde vengan, para impedir que Báez realice sus propósitos».

Siguiendo el Consejo del doctor Betances, Gregorio Luperón, un patriota de verdad, sin los complejos ni los odios empequeñecedores de los politiqueros de hoy, no tuvo reparos en pedir auxilio al gobierno revolucionario y nacionalista del Presidente haitiano Nissage Saget. El primer párrafo de la carta dice lo siguiente: «Excelentísimo Señor Presidente: He visto mi Patria más amenazada que nunca, en vísperas de perder su independencia política; y he venido a esta plaza para anunciar a V. E. y a su gobierno, lo mismo que a los beneméritos Generales Pimentel y Cabral, que sin odio, ambición, ni rivalidad, sino con preocupación; e impulsado sólo por el amor a la libertad y por la voz del deber, vengo dispuesto a combatir la tiranía de Báez, la felonía de su gobierno, y a defender la independencia e integridad territorial dominicana como de la isla entera. Quisiera, Excelentísimo Señor Presidente, saber de V. E. si mi presencia en el territorio haitiano es o no perjudicial a los intereses de su gobierno, o a la política de los Generales Pimentel y Cabral; y si puedo o no contar como otras veces, con la eficaz protección de Haití, para llevar a cabo mis santos propósitos».

En una carta dirigida al Antillano, Luperón expresaba: «El Congreso Americano se mantiene decidido a no ratificar los actos de Grant y de Báez, pero no me confio en ningún cuerpo americano. La conducta de Grant y su ministro Hamilton Fish para con Cuba, es infame, detestable, y no quiero creer que haya hoy un solo cubano que piense en la anexión yanqui. Esos filibusteros son y serán siempre los mismos».

Palabras verdaderamente terribles y apocalípticas del General Luperón que, si las repitiera hoy, le ganarían la acusación de radical y comunista.

El secretario de Betances, Miguel Ventura, dio cuenta a Luperón de la marcha favorable de sus gestiones en una carta que decía así: «Hemos publicado el atentado del Almirante Americano. Hasta hoy no hay nada concluido en las cuestiones de Samaná y la Anexión, gracias a los numerosos obstáculos que le presentamos, como a los sacrificios pecuniarios; así hemos alcanzado, no solamente ganar tiempo, sino una primera y muy importante victoria pues el Comité de Relaciones Exteriores del Senado rechazó el tratado por cinco votos contra dos». Según lo confiesa Luperón, hubo un momento en que la suerte de la independencia de la patria estuvo en manos de estos puertorriqueños distinguidos.

La misiva dice lo que sigue: «Veo como usted que la causa de nuestra patria pierde terreno de día en día; y estoy cada vez más penetrado de que han sido los esfuerzos de usted y Delmonte los que la han detenido al borde del abismo. Nosotros, los hombres de armas expulso, nada hemos hecho, y el resto de nuestros conciudadanos parece magnetizado bajo la influencia maléfica de los que le traicionan y permutan por un poco de oro». Merced a los esfuerzos de los puertorriqueños y de los patriotas del Partido Azul, el Senado Norteamericano en pleno finalmente rechazó el tratado y la República Dominicana completó su liberación con el derrocamiento del tirano por la revolución de noviembre de 1873.

Entonces fue que Betances vivió en Puerto Plata, curó nuestros enfermos y se consagró a luchar por la libertad de Cuba y de Puerto Rico.

Todas sus empresas revolucionarias fracasaron, sobre todo después que el gobierno haitiano, gracias a una denuncia, confiscó los cargamentos de armas destinados para la liberación de Puerto Rico.

En París, donde se refugió, Betances siguió luchando con la pluma por la libertad de Las Antillas. La intervención armada de los ejércitos de Estados Unidos traspasó su corazón. En su biografla, publicada en la obra «Cien Biografias de Puertorriqueños ilustres» se dice de él que «el día de la firma del armisticio en Washington fue el más amargo de su vida y con el tratado de paz de París todas sus ilusiones se hundieron para siempre. Su enfermedad se agravó y muere el 16 de septiembre de 1898. «A su lado están solamente su fiel esposa Simplicia, su antigua sirvienta y Ventura, un amigo que gratuitamente le hacia de secretario. Nadie más. El hombre que con su palabra y con su pluma habla convulsionado pueblos y sembrado grandiosas ilusiones moría olvidado».

Como Duarte, como San Martín, como Bolívar y como Hostos lejos de la patria, murió Betances, el más grande de los puertorriqueños.

Los perredeistas nos sentimos discípulos de ese hombre, como deben sentirse también los puertorriqueños que sueñan con una patria independiente.

El antillanismo no es cosa de hoy, señores anexionistas de Puerto Rico, ni significa intervención en los asuntos de nuestros pueblos; de lo contrario, Betances y Hostos serían intervencionistas en Santo Domingo y Luperón lo sería en Puerto Rico.

También lo sería Rubén Berríos en la República Dominicana cuando el 17 de mayo al aprestarse a tomar el avión en el aeropuerto de Isla Verde para dirigirse a Los Angeles, California, para entrevistarse con el Gobernador Brown, los compañeros del PRD en Puerto Rico lo alcanzaron y le dijeron que en la madrugada de ese día la Junta Central Electoral había sido asaltada y ocupada por un sector militar, con el propósito de interrumpir el proceso constitucional y escamotearle al Pueblo la victoria electoral. Rubén Berríos, como Betances un siglo antes, abandonó el avión, se fue a la sede de su partido, tomó el teléfono y movilizó al mundo, que se volcó sobre Santo Domingo con un diluvio de solidaridad que contribuyó a parar en seco la trama de los usurpadores.

Nosotros hemos recogido la herencia de un pasado de gloria. Nosotros amamos nuestra independencia, pero también la independencia ajena, como la amaron Martí y Máximo Gómez.

No se nos puede acusar de comunistas ni de radicales por ser amigos de los independentistas puertorriqueños, porque nada hemos hecho por esa causa, contrariamente a aquellos colosos que consumieron su intelecto, su dinero, su tiempo y sus vidas mismas en la empresa de la liberación de Las Antillas. Entonces no existía la Unión Soviética, entonces apenas se conocía el nombre de un potente pensador llamado Carlos Marx y sin embargo, aquellos nacionalistas del siglo pasado eran más avanzados que nosotros. A nosotros sólo se nos puede acusar de soñadores cuando nos atrevemos a sostener una causa aparentemente perdida como es la de la independencia de Puerto Rico. Ya antes que nosotros Eugenio Maria de Hostos respondió a los hombres de poca fe de hoy cuando dijo: «Confederación de Las Antillas. La idea parece grande porque se expresa entre dos exclamaciones; pero, vista de cerca, con el ojo práctico del positivo, con la tranquila atención del pensador de realidades, la Confederación de Las Antillas es el engendro de un dormido.

«Y en verdad, mientras los despiertos tengan el derecho a hablar así, diciendo una verdad, los soñadores de la Confederación vamos dormidos. Pero ir dormido, sabiendo que se sueña con un bien que se ha de realizar forzosamente, es despertar desde ahora en los tiempos venideros y es necesario seguir durmiendo»,

Los líderes del PRD nos sentimos orgullosos de ser amigos y aliados de los independentistas. Somos seguidores, más no descubridores de un pensamiento. Somos discípulos de los grandes maestros de la libertad de Puerto Rico y de Santo Domingo, nuestros grandes precursores. Con ellos se invierte la famosa frase de Juan el Bautista, anunciador que predicó en el desierto el advenimiento de Jesús y que dijo «el que viene des*pués de mí, más poderoso es que yo y no soy digno de llevar la suela de sus zapatos», porque nosotros somos pigmeos y ellos fueron gigantes.


--------------------------------------------------------------------------------

1- José Francisco Peña Gómez fue candidato a Presidente de la República Dominicana en el 1994 y era Presidente del Partido Revolucionario Dominicano - PRD. Nació en Hato Nuevo, Guayacanes, República Dominicana, el 6 de marzo de 1937. Luchó contra el régimen de dictadura de Rafael L. Trujillo uniéndose al PRD en el 1961. Ocupó varios puestos de liderato dentro del PRD desde 1966 en fue su Secretario General.



__________________
[i]¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

PATRIA O MUERTE... VENCEREMOS.
Reply With Quote
  #7 (permalink)  
Old 16th January 2003, 06:19
El_Jibaro El_Jibaro is offline
Registered User
 
Join Date: Sep 1999
Posts: 4,945
El_Jibaro
Talking Silly idiot reptile doesn't know know how to answer FACTS except make HUGE quotes...

of what OTHER pompous demagogues say.

Anyway, after the unimaginative 2,000 word cut and paste job, the idiot reptile can't erase what Betances wrote himself:
  • THAT HE WANTED TO BE A FULL AMERICAN CITIZEN.
Quote:
Originally posted by El_Jibaro
In an interview published on June 17, 1899, in a San Juan newspaper at the time, El País, Hostos said:
Quote:
“Puerto Rico is now in a position to become a territory of the American Union. It cannot go back to being a colony without the benefits of ample autonomy. We want to be brothers of the Americans, not servants. We have the right to be first-class Americans, with all the prerogatives of a free country. So let’s hope for a civil government.’ Puerto Rico at the time was under a U.S. military government,….”
HISTORICAL NOTE: 18 years after this statement by Eugenio María de Hostos his wishes began to be GRANTED by the USA in the 1917 Jones Act. However, the wealthy elitist Puerto Rican White Spaniard establishment has kept most Puerto Ricans from enjoying yet the full completion and benefits of what Hostos desired just before his death.

__________________
In the beginning the Word already existed. The Word was with God, and the Word was God. He was in the beginning with God. He created everything there is. Nothing exists that he didn't make . - John 1:1-3
In Arabic click here: John 1:1-3

There is only one LORD - JESUS.


NEVER FORGET WHY WE FIGHT!

Manuel Alonso desde el jurutungo de Bairoa y PITIYANQUI de clavo pasao
Manuel Alonso: the "proud" Puerto Rican AMERICAN hillbilly in the Bairoa boonies
Reply With Quote
Reply


Thread Tools Search this Thread
Search this Thread:

Advanced Search
Display Modes Rate This Thread
Rate This Thread:

Posting Rules
You may not post new threads
You may not post replies
You may not post attachments
You may not edit your posts

BB code is On
Smilies are On
[IMG] code is On
HTML code is Off
Trackbacks are On
Pingbacks are On
Refbacks are On



All times are GMT -6. The time now is 18:51.


Powered by vBulletin® Version 3.7.6
Copyright ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.
Content Relevant URLs by vBSEO 3.0.0 RC4 © 2006, Crawlability, Inc.