Puerto Rico Discussion Forum

Puerto Rico Discussion Forum (http://www.puertorico.com/forums/)
-   Politics (http://www.puertorico.com/forums/politics/)
-   -   Es el idioma, punto y se acabó (http://www.puertorico.com/forums/politics/21747-es-el-idioma-punto-y-se-acabo.html)

L_F_Miranda 25th September 2008 06:00

Es el idioma, punto y se acabó
 
En los USA del futuro, ¿cabemos nosotros?

Por Juan M. García Passalacqua

25 de septiembre de 2008 05:00 am

Una supermayoría de 66 de cada 100 boricuas creen que el partido estadista “hace el mejor trabajo” sobre la relación con los Estados Unidos. Comprobó así la encuesta de EL VOCERO el 18 de septiembre el “tránsito hacia la estadidad” que yo advertí en esta columna desde el 5 de junio de 2008.

La petición de admisión a la Unión Americana tendrá acá con los electores el día 4 de noviembre —la supermayoría que exigía El Americano. ¿Qué pasará allá?

Lo importante no es lo que crea una supermayoría aquí. No. Cuando los estadounidenses voten en noviembre 4, decidirán nuestra historia, sin que tengamos nada que decir.

El republicano John McCain prometió en Orlando en septiembre 15 que está dispuesto a darnos la estadidad. Pero añadió, “según la defina el Congreso”. Eso quiere decir la estadidad —en inglés.

Es aún más serio. En 40 días, los USA decidirán si con McCain su Casa Blanca seguirá siendo imperial o si con Obama se convierte al nacionalismo multicultural. Esa decisión decidirá nuestro futuro.

¿Por qué? El New York Review of Books lo explicó el 25 de septiembre: aunque las encuestas a estas alturas den una ventaja de 7% a Obama, el 20% de los blancos dice que la cuestión racial decidirá su voto. Y faltan los anglosajones racistas que les mienten —tapaítos.

Los USA son una nación terriblemente dividida. En el anacrónico y ridículo sistema estadounidense para elegir un presidente mediante un Colegio Electoral, la decisión se centra en lo que hagan los votantes en un par de estados. Y nosotros, por ser una colonia, no contamos.

Como confirma el New York Review of Books, la cuestión clave es —el chauvinismo racista. Reginald Horseman nos enseñó que la teoría del Destino Manifiesto (que trajo a los estadounidenses a nuestras costas en la invasión de 1898) tenía como fundamento su racismo.

En dos meses, los estadounidenses tendrán que decidir si eligen por vez primera a un presidente afro-americano (lo que ellos llaman “negro” porque ellos no entienden qué es un mulato, hijo de blanca y negro).

Si eligen a Obama, nosotros y las generaciones que nos sigan (especialmente en nuestra diáspora que incluye a mis hijos y nietos) tendrán un futuro mejor. Un futuro en el que se respete la diferencia racial y cultural de otros pueblos como nosotros.

En esos otros Estados Unidos —que no existen aún— Puerto Rico podría ser admitido como estado sin dejar de ser nuestra propia nación hispanoparlante. ¿Sí? Creo que ganará en secreto el anglosajonismo racista.

¿Por qué creo así? Mi primera experiencia sobre lo que son los USA se dio en la década de 1950. Mi padre tuvo que viajar a México con nosotros para lograr su doctorado. Fuimos en barco hasta Mobile, Alabama para ir desde allí en autobús a Ciudad de México.

El domingo luego de llegar a Alabama mi padre nos quiso llevar a la iglesia. Como era su costumbre aquí, nos sentamos en los bancos traseros del templo. Un blanco se nos acercó para advertirnos que teníamos que mudarnos más adelante porque los últimos bancos eran solamente para negros y nosotros —éramos blancos.

Mi padre se negó a cambiarnos de asiento y le dijo que éramos puertorriqueños. Mi primera lección sobre USA fue la del racismo vitriólico respondido por mi nacionalidad. Desde ese mismísimo día (cuando yo tenía trece años) no me interesó pertenecer a aquella —la nación racista.

Pero sí me dediqué desde entonces a entenderla. Lo hago hoy aquí.
Ya adolescente, tuve mi segunda experiencia en 1958 en la más importante escuela de diplomacia estadounidense, a la que me envió con una beca Luis Muñoz Marín, quien confiaba pronto vendría la soberanía y necesitaríamos nuestros propios diplomáticos.

No tuve ninguna experiencia personal de discrimen racial pero sí religioso, de parte de protestantes anglosajones.

Los amigos que se me acercaron fueron en ella miembros de las minorías estadounidenses negra, judía, y católica, además de los múltiples compañeros de países extranjeros. Mi segunda lección de los Estados Unidos fue la del —anglosajonismo racista protestante.

Años más tarde, en 1960, tuve una tercera experiencia en la Universidad de Harvard. Allí tampoco sufrí discrimen racial alguno por ser blanco, pero mi grupo de amigos incluyó otra vez sólo miembros de las llamadas minorías estadounidenses, irlandeses, judíos y negros, entre ellos mi buen amigo libanés Ralph Nader, otro candidato presidencial en estas elecciones del 2008.

La cuarta experiencia la tuve en mi exilio en Nueva Orleans en 1966 a causa de mi militancia contra la vieja guardia del Partido Popular. Allí aprendí que los sureños tenían los mismos reparos a los anglosajones que tenía yo.

Me interesó que los postes del alumbrado en esa ciudad tienen inscripciones de las potencias coloniales que la han ocupado, y el cuarto lado de ellos lee “Ocupación por Estados Unidos, 1804...”, y está aún en blanco su terminación.

Ello me convenció años después a respaldar para la presidencia al gobernador sureño Jimmy Carter.

La quinta y mejor experiencia la tuve entre 1977-1980 cuando se me nombró Asesor en Asuntos del Caribe del Secretario de Estado en la administración del presidente Jimmy Carter. El día que lo conocí, me dijo Carter: “Yo entiendo a Puerto Rico.

Nosotros en Georgia somos el fondo del sur, y ustedes son el fondo del fondo”. Su ayudante ejecutivo sureño Hamilton Jordan me dijo el día de su inauguración que los boricuas nunca seríamos parte de los Estados Unidos porque no admitirían “tres millones de mulatos, pobres, hispanohablantes”. Racismo idiomático.

Admiro la sentencia de Carter a mí cuando le propuse la liberación de los presos políticos nacionalistas a los que sí liberó: “Yo también soy anti-yankee”, dijo sobre ellos por su condición de sureño.

La maldición racista comenzó a romperla Martin Luther King con su discurso del día antes de su asesinato en que dijo que había visto el tope de la montaña. El día que se conmemoraba ese discurso aceptó su nominación Obama.

No importa quién sea presidente, el racismo decidirá —en su Congreso— y se definirá la estadidad con el requisito de que “el inglés deberá ser el idioma oficial en las encuestas antes de considerarse la admisión”. El idioma. Antes. Prepárense.

montealto 14th March 2009 09:54

Es el idioma,punto y se acabo
 
Senor Juan Garcia Passalacqua
Senor Passalacqua ud deve hablr y escribir la verdad sobre su pasado, todo el mundo save que Ud senor passalacqua fue indroctinado por Luis M Marin para destruir la estadidad y la raza borinquena.
Son Uds los populares isquierdistas que disfrutan de la nacion Americana y sin embargo odian a la nacion Americana .
Son los isquierdistas del PPD los que se oponen a qu llegue la estadidad o la Independencia a PR, permitan que sea el pueblo Borincano el que decida el futuro de PR, y no unos cuantos poiticos como Passalacqua que se han hecho ricos metiendole miedo al pueblo Puertorriqueno...
Gracias

PunkMaister 2nd July 2009 08:41

Wow what a load of BS this thread is! Full of generalizations and half truths. Someone else could easily go and say that we live killing each other in the island every minute of every day and that everybody walks around waving and firing AKs into the air and in fact some people do believe that crap as well...


All times are GMT -6. The time now is 08:13.

Powered by vBulletin® Version 3.7.6
Copyright ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.
Content Relevant URLs by vBSEO 3.0.0 RC4 © 2006, Crawlability, Inc.