Announcement

Collapse
No announcement yet.

La inocencia.../ Red Betances

Collapse
X
 
  • Filter
  • Time
  • Show
Clear All
new posts

  • La inocencia.../ Red Betances

    La inocencia es la primera víctima
    Por Luis Fernando Coss


    Hace doce años el Presidente de Noticias de la supercadena NBC se negó a incluir en su programa un reportaje sobre las consecuencias de los bombardeos entre la población civil de Irak. Hace solamente unas 24 horas las principales supercadenas de Noticias de Estados Unidos se han negado a transmitir un anuncio publicitario que retrata algunas muertes de guerras reales y que termina con un lema casi tan corto como el de Nike: WIN WITHOUT WAR.

    En el primer caso, tras los bombardeos, NBC llevó su equipo a Irak. De regreso su propio material no merecía la "confianza" de la alta gerencia, por lo cual, el testimonio gráfico grabado, en el que se incluían innumerables imágenes de los desastres causados por los bombardeos, nunca se vieron en esa televisora. Cuando menos, la verdad es que esos visuales demostraban que muchas de las bombas "de altísima precisión" o llamadas “bombas inteligentes” no hicieron blanco en objetivos militares, sino en viviendas humildes, barrios, escuelas, puentes y hospitales. (Conocemos ese material por el documental “Fear and Favor in the Newsroom”).

    Más paradójica nos parece ahora aquella decisión de Michael Gartner, pues, retirado de la NBC, éste se dedica a dirigir un periódico en Iwoa y opinar sobre la calidad del periodismo en revistas especializadas.

    La historia vuelve a repetirse cuando hace unas horas las supercadenas de noticias se negaron a dar paso al anuncio WIN WITHOUT WAR. Pero las consecuencias son peores en este momento. Ahora no es un empleado al que Gartner dice "no confío en tu trabajo... y aquí manda la empresa y punto". No es un periodista al cual el Director le dice "esto no va", "no es oportuno", "vamos a posponerlo", etc.... El anuncio WIN WITHOUT WAR es "publicidad" pagada. En este caso, publicidad pagada por un ciudadano más o menos conocido en Estados Unidos.

    La censura la ha sufrido Ben Cohen, fundador de los helados Ben and Jerry’s. Tratándose de un empresario próspero, imaginamos que las supercadenas de televisión elaboraron una excusa más o menos inteligente. No, no fue así. La excusa sólo tiene cinco palabras: "las imágenes son demasiado gráficas". Demás está decir que el ciudadano Ben no les creyó. La excusa, resulta obvio, viene de las mismas televisoras que transmiten a diario toda clase de basuras e imágenes más chocantes y explícitas de asuntos reales o de ficción.

    En Washington nadie habla de muertos. Y la prensa, acostumbrada a repetir e imitar al poder, tampoco habla de muertos. Así arribamos al ambiente periodístico inaudito que vivimos: todos estamos pendientes de las posibles consecuencias humanas de la guerra, pero nadie se atreve a poner las imágenes en la pantalla, en las páginas de la prensa. Claro que la maquinaria periodística continúa moviéndose como siempre, pero sólo en el terreno más superficial de los afectos. Así, de repente, nos llegan del exotizado mundo árabe o de soldados hasta ahora anónimos, conmovedoras historias de amor imposible, nostalgias del hogar y la familia, aventuras de jóvenes guerreros, lagrimosas despedidas al pie de los puertos. Y por cada una de ellas, el Pentágono logra desviar la atención del significado concreto de la guerra: muerte y destrucción.

    La pregunta es: ¿se puede dar cuenta de los muertos antes de que mueran?

    Bueno, la respuesta es Sí, si hacemos las preguntas que hay que hacer. Sí, si pensamos en lo que ha ocurrido antes.

    Y no hay duda de que las últimas guerras han dejado un saldo desproporcionado de civiles e inocentes muertos, por no contar los inocentes entre los militares. Un saldo también desproporcionado de daños al ambiente y la salud de las futuras generaciones. Son irrefutables las conclusiones de los estudios que se han hecho al respecto: desde la Segunda Guerra Mundial, mueren más civiles inocentes que militares activos en los conflictos.

    Frente a esas realidades, la maquinaria de la prensa debe moverse con arreglo al pudor y las normas dominantes. La maquinaria se mueve como siempre, nada perturba la rutina comercial.

    No obstante, si miramos al fondo de las cosas, las últimas semanas han servido para una toma de conciencia sin precedentes en el mundo. Las censuras no pueden apagar esa marcha ya incontrolable de gente capaz de pensar por sí misma.

    Y se sabe que si ahora al empresario de los helados Ben and Jerry’s le censuran un anuncio, ¡qué será para los que no tienen ni su prestigio ni su dinero!

    Si la población se opone a la guerra y ésta no se toma en consideración por las autoridades políticas y la gran prensa... Entonces las palabras democracia y libertad de prensa suenan huecas.

    Por eso la primera víctima de esta guerra no es la verdad, sino la inocencia. Y por eso ha crecido la oposición verdadera a ésta y todas las guerras.

    P.D. Vea los anuncios de WIN WITHOUT WAR en la siguiente dirección: http://www.konscious.com/transfer/winwithoutwar

Working...
X